En español

El ciclo menstrual y los 4 arquetipos femeninos



Los cambios físicos durante el ciclo menstrual son cada vez mas conocidos por nosotras mismas y por los que estan al nuestro alrededor. És muy visible que nuestro cuerpo cambia, asi como nuestra disposición y nuestro humor. Ya los cambios internos que afectan la sexualidad, la espiritualidad y la creatividad todavía son bastante ignorados.
Asi como “el sangrado” es inevitable, las energias u emociones  asociadas a nuestro ciclo también lo son. Y son simbolos de la naturaleza incontrolable y salvaje de la mujer. Este aspecto salvaje y consecuentemente cíclico no son valorados socialmente y por cuestiones internas u externas, muchas veces tratamos de ser constantes para atender expectativas profesionales, emocionales o de relaciones.
Controlar este flujo, esa naturaleza de la esencia femenina es como intentar frenar un rio muy abundante: imposible! Sus aguas van a encontrar algún lugar para seguir fluyendo y ahí es donde aparecen los dolores, las tensiones, la irritabilidad, asi como muchos otros síntomas que nos muestran que el rio esta encontrando otras formas para seguir su camino, pues es un flujo tan poderoso que no podemos estancarlo. De la misma manera mientras mas nos conectamos con nuestra naturaleza esencial (de la esencia), aceptándonos como cíclicas y que estamos en constante movimiento, podemos aprovechar lo que cada fase tiene de mejor y “bailar” con cada una de ellas.
El ciclo físico, de todos lós meses tiene 4 fases: pré-ovulatória, ovulatória, pré-menstrual e menstrual. En las leyendas antiguas y en la mitologia las energias que la mujer experimenta durante su ciclo menstrual tambien estan descriptas en cuatro etapas, que reflejaban las fases de la luna. Miranda Gray, terapeuta, artista y autora inglesa a través de su libro “Luna Roja”* reune estas informaciones asociando cada una de estas fases a un arquetipo: Virgen, Madre, Hechicera y Bruja.  Arquetipos, son imagenes u energias comunes a todas las mujeres independentemente de la cultura en que estamos inseridas.
La luna creciente representa la fase que se extiende desde el fin del flujo menstrual hasta el principio de la ovulación (fase pré-ovulatoria). Las energias de esa fase son dinámicas, inspiradoras, de iniciativa y se parecen a la de una Joven Doncella (Virgen). Una fase que nos pide acciones independentes y la realización de tareas. Sugerencia: haga una lista de todas las cosas que quiere hacer esta semana y empiece nuevos proyectos.
Ya la luna llena se asocia con la Madre y representa el período de la ovulación (fase ovulatória), las energias aqui se parecen a las de la maternidad pues cuentan con la energia de criar, sustentar y fortalecer. La creatividad interna de la madre surge para criar una nueva vida. Esta fase nos pide para ser amorosas, acercarnos de las personas y expresarles nuestra gratitud. Sugerencia: alimente proyectos u ideas que ya existen.
La disminución de la luz durante la fase menguante refleja la reducción de la energia física de la ovulación à menstruación (fase pre-menstrual), asi como el aumento de la sexualidad, de la creatividad, de la magia y la palabra elegida para este aspecto es la de la Hechicera, que tiene tanto el poder para criar como para destruir. En esta fase se liberan las energias que podrían haber creado una nueva vida, un hijo, pero de esta vez se desarrollan en el exterior pidiéndonos una creatividad y espiritualidad independientes. Sugerencia: Deje que su corazón, su útero y su creatividad encuentren las imágenes y palabras para expresarse.
La luna nueva y la Bruja representan la fase de la menstruación donde la mujer retira las energias físicas del mundo terrenal llevando su conciencia al mundo espiritual. Esa etapa nos pide para descansar, rezar, meditar y reflexionar. És una etapa de muerte-renacimiento donde las energias creativas que se gestan en la mente pueden generar una nueva vida o “hijas-ideas”, ya que es en este periodo donde empieza un nuevo ciclo. Sugerencia: va a la cama mas temprano esta semana y disfrute de un descanso extra.
Si comparamos el ciclo lunar con el femenino las fases creciente y menguante son momentos de cambios y equivalen a las etapas de la virgen y la hechicera. Ya la luna llena y la nueva son periodos de equilibrio al igual que las fases de la Madre y la Bruja.
En la mayoria de las mujeres la menstruación se da en la luna llena o la luna nueva. Pero no es necesario que el ciclo personal acompañe el ciclo lunar, si es importante estar en armonía con su propio ciclo. Los limites entre una etapa y otra no son estrictos (una semana en un ciclo de 28 dias), las energias pasan libremente de una a otra en una fusión dinámica. Poco a poco y con el tiempo de observación percibimos como una fase va bajando su fuerza para dar lugar à otra.
Lo esencial es que cada una perciba en su ciclo, individualmente, como estas energias estan presentes, como influyen en nuestra vida y el tiempo que cada una de ellas nos acompaña. Muchas veces una sola actividad en armonía con cada una de las fases ya nos hace sentir bien y nos alineamos con nuestra naturaleza!
Parece complejo y difícil? En la práctica es mucho más fácil de comprender estas relaciones ya que son parte de nuestra naturaleza esencial femenina. Una sugerencia para que nos conectemos mas y mas con esta naturaleza es anotar diariamente, el estado emocional, el nivel de creatividad o energía, el dia del ciclo y la fase de la luna. Este recurso es llamado de diagrama lunar. Esta observación diaria ayuda a despertar nuestra percepción entre el útero y la mente consciente creando un vinculo positivo con el ciclo menstrual.
Cuando reconocemos y aceptamos nuestra ciclicidad, cuando aprendemos a utilizar los recursos personales que estan disponibles diariamente, nos conectamos con nosotras mismas y expresamos mas y mas nuestra Esencia en el mundo.

Camila

*Información adaptada del libro “Luna Roja”. Gray, Miranda. Luna Roja. 2 ed – Buenos Aires, Gaia/Grupal, 2013


Nenhum comentário:

Postar um comentário